Habito un poco más dentro de mí. En su vida cotidiana siempre tomen un tiempo para sí mismo

HABITO UN POCO MÁS DENTRO DE MÍ

Es inmensamente importante que todos los seres humanos en su vida cotidiana siempre tomen un tiempo para sí mismo, cuando el día inicia, en la hora meridiana y en la hora noche: diez o quince minutos, para que entienda la razón de su ser, para que entienda la claridad de su hacer; y por allí entonces, no camine en este mundo de la tierra sin saber qué está haciendo y porqué lo está haciendo. Es muy importante que habite un poco más su interior para que despierte en sus neuronas, códigos genéticos, la verdad desde la Luz de la creación de su ser y de su hacer.

La mayoría de los seres humanos transitan por el sendero de la tierra haciendo obras que no les corresponde, siendo lo que no son, porque no tienen la Luz Divina activa en su ser, para tener el discernimiento, la claridad y el entendimiento del camino a seguir desde el inicio de su existencia.

 Así es que, aún hay tiempo de dar una mirada al ser interno activando toda la información Divina que se trae en los códigos genéticos; si aquella información se activa, entonces, podrá entender en el día actual su ser y su hacer. Y si siente que ha tomado un camino diferente de lo que realmente siente que vino a hacer como obra en este mundo de la tierra, pueda entonces, retomarlo y dar un giro; o, continuar allí en la obra que hace; pero igualmente, complementándolo con la claridad de su ser y de su hacer para lo que llegó al mundo de la tierra. Y aquello se puede lograr observándose cada mañana, sintiendo qué debe liberar, qué debe solucionar; en el tiempo actual qué lo tiene inconforme, intranquilo; con qué no está a gusto en su ser y en su hacer; qué situaciones o estados del ayer llega mucho a sus pensamientos a sus emociones; y entonces, toma un tiempo para que lo evalúe, lo desmenuce, lo entienda, lo libere, lo desate, lo concluya; y aquello sea el inicio de entender cuál es su nuevo ser, su hacer y el nuevo camino, empezando un nuevo tiempo cada día.
Es necesario que en la hora mañana tome unos minutos, lo haga, se mire, escriba y ore; importante sería que hiciera meditación de la verdad. Próximamente se publicará la meditación para estar en la verdad.

A la hora meridiana tome cinco o diez minutos, cierre sus ojos: sienta que su cerebro es Luz cristalina, su corazón es Luz blanca, que es una fuente clara de la verdad, y vívase todas sus células, códigos genéticos, en Luz cristalina, y allí dígase a su interior:

Habito mi ser, activo en mí la Luz de la verdad para tener claridad en mi ser y en mi hacer. Amén.

Y no piensa nada, solamente se siente en Luz cristalina, que está activando la Luz de la verdad en su ser y en su hacer. Es sentir, es activar. Y cuando ya sienta que ha hecho aquella conexión habitando su ser interno, ora un Padrenuestro u oración de liberación.

Y en la hora noche antes de ir al descanso nocturno, nuevamente toma cinco o diez minutos y se evalúa: qué entendió de su ser y de su hacer, qué no más debe vivir, tener y perpetuar; y, toma nota de qué transformará al día siguiente. Y así será que va entrando y habitando en su ser, para tener claridad de sus pensamientos, palabras y actos y se mira desde la verdad qué le lleva a ser y a hacer; para que sienta la alegría de entender la real obra para la que llegó a este mundo de la tierra.

Y si practicas con certeza, devoción, y viviendo la siguiente oración, durante el mes de agosto, le ayudará mucho más.

Mes agosto
Oración
Al iniciar el día sienta su cuerpo muy erguido con pies a piso, coronilla dirigida a los Altos Cielos, manos en posición de oración al frente de su corazón, y dice:
Dios Padre Todopoderoso, aquí estoy yo, nombres y apellidos completos, entregándome a vuestro sendero, alimentándome de la Luz de la liberación y de la solución que me dais, para que mis pensamientos, palabras y actos sean de liberación y de solución. Hoy me entrego a vuestra Luz para que mi ser solo sea Luz y el ayer en mí ya no más esté y mi camino solo sea de creación. Amén.

Y sintiendo que la Luz Divina lo abriga, ora Oración de liberación.

Oración de Liberación
Padre nuestro que estáis en el Cielo, vuestro nombre habita en nuestras mentes para que Luz en ellas sea. Habitadme desde la Luz, acompañadme desde la verdad y guiadme desde el amor. Dadme el Pan de la Luz para que mi materia sea Unidad. Bendecidme así como yo debo bendecir a mi hermano. Abrigadme para que retiréis de mi ser la oscuridad. Selladme mis pasos, mis pensamientos y mis actos con vuestra Luz Divina. Mi sendero es vuestro sendero.
Amén, amén, amén. Así sea.

Reflexión y práctica durante el día
En el día de hoy: todo lo que me llegue del ayer que despierte en mí, tristezas, angustias, resquemores, malestares, lo entiendo, lo libero, lo desato y me desato. Así se hará durante todo el día.

Les comparto un mensaje más de alta trascendencia para nuestras vidas. Si usted le entregas palabras de Luz, de liberación al agua, hará para que haya mas destellos de Luz y el agua despierte su conciencia y así ella no se vaya de la tierra. Sin agua vida no hay. Dé click en este enlace y nos muestra cómo hacerlo. No tenga oídos sordoshttps://youtu.be/tCJchhBWC1Y

  

1

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *