LA VERDAD

ojo               La verdad es una virtud que vosotros los seres humanos debéis   despertar  y  aplicar en toda circunstancia de vuestra vida, en ella habita la gloria de Dios, en la verdad habita la obra y la  esencia de vuestro ser, la verdad es la confrontación consigo mismo y con su realidad.

La verdad está sujeta a grandes  estados internos que traen la conexión, que permite enfrentar y afrontar la realidad de cada persona. Cuando vosotros estáis preparados para asumir vuestro mundo interno, entonces entráis en lo que llamamos la verdad: la capacidad de recibir, la capacidad de hacer y la capacidad de reconocer en cualquier circunstancia de la vida; pero vosotros los seres humanos no son de enfrentar y de confrontar, vosotros evadís, escondéis, acomodáis y proyectáis en los otros, por el temor a ser vistos, descubiertos y reconocidos desde un mundo que aflora y muestra vuestras debilidades, vuestra razón de ser interna.

La verdad es la esencia del crecimiento, la verdad es salir de vuestros propios engaños y entrar en vuestra realidad, en vuestra verdad, en quitar vuestras máscaras de lo que han traído, de lo que han mostrado, de lo que dicen ser, de lo que creen que son, porque una cosa es, lo que vuestro ser muestra, otra cosa es, lo que vuestro ser quiere mostrar y otra es, lo que en realidad vuestro ser tiene en su interior.

Al conectarse con vuestro interior, aflora la realidad interna, al permitir que la realidad interna aflore, se pierde los miedos diluyendo los egos. Los egos se han establecido en los inicios de los tiempos donde aparece la Luz de Dios Todopoderoso, en aquella conjugación de vida se da el antagonismo de la Luz de Dios y de la luz que pasó a ser de la oscuridad; la Luz de Dios entró a formar parte de la gran creación de la verdad y del amor, la luz que pasó a ser oscuridad, fortaleció la necesidad de poder y de dominar la Luz de Dios, allí nació la necesidad de poder y de dominar la Luz de Dios, allí nació la necesidad de fortalecer los egos, el ego lleva a fortalecer la mentira, la adulación, el deseo de poder, de dominación.

Cuando vosotros entráis en la verdad, empezáis a apagar  la luz que pasó a ser oscuridad y  va estableciéndose una sola Luz que es la Luz de Dios, la Luz de la verdad y la Luz de la creación.

Tomado del Libro Sagrado: El Amor que Vosotros Necesitáis, para Llegar a la Plenitud de la Vida, dictado por el Padre Creador, Padre Celestial, Maestro Jesús y el profeta Simeón.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *