Esta oración tiene mucha fuerza de Luz; nos conecta con Dios Padre Todopoderoso, con el Padre Jesús Fuente de liberación, nos abriga con su Luz y nos ayuda a despejar el camino.

La oración es una fuente de Luz. Cuando se ora, inmediatamente brotan muchos, altos, altísimos destellos de Luces que llegan a los Cielos; allí son escuchados y retornan a la persona que está estableciendo aquel contacto Con los Seres Celestiales en muchos destellos de Luces para abrigarlo, protegerlo, acompañarlo, liberarlo y ayudarlo.

ORACIÓN DE LIBERACIÓN

 Padre nuestro que estáis en el Cielo, vuestro nombre habita en nuestras mentes para que Luz en ellas sea. Habitadme desde la Luz, acompañadme desde la verdad y guiadme desde el amor. Dadme el Pan de la Luz para que mi materia sea Unidad. Bendecidme así como yo debo bendecir a mi hermano. Abrigadme para que retiréis de mi ser la oscuridad. Selladme mis pasos, mis pensamientos y mis actos con vuestra Luz          Divina. Mi sendero es vuestro sendero. Amén, amén, amén. Así sea.

Por eso es muy importante la oración, porque son palabra que se trasforman en destellos de Luces, para hacer conexión con la Fuente Celestial donde se está haciendo un llamado de ayuda; y desde allí, inmediatamente se da respuesta con los destellos de las Luces para dar liberación, solución a la intención que se está pidiendo. Por eso, es de alta importancia orar.

La oración es una Luz que se lleva a lo que se necesita dar en solución.

Si se ora llevando Luz a la tierra, la tierra allí recibe la ayuda Divina en Luz, porque la tierra tiene vida y conciencia. Por eso los invito a que demos Luz a cada uno de nosotros y nosotros llevar Luz a donde necesitemos dar solución. Aprovechemos esta oración regalo del Padre Jesús que tiene mucha fuerza de solución.

Leave a Reply