PRACTICA LOS PASOS NECESARIOS PARA ENTRAR EN LA FE PROPIA

Si quieres vivir la fe en vuestro ser, entonces, primero empezad por evaluar vuestro ser por una semana; pero antes de empezar aquello, en la hora mañana cuando sus ojos abra, se arrodilla en su lecho y dice:

La Luz de Dios Padre Todopoderoso me habita, la tomo; y con la Luz Divina de Dios Padre Todopoderoso, pienso, hablo y actúo en mi día actual, para tener discernimiento de mi ser y entrar en la claridad y en la verdad. Amén y así sea.

Y ora tres veces oración de liberación, será lo primero que haga; y así lo hará para que empiece a tener más Luz antes de iniciar la observación hacia sí mismo; comienza a observarse con la madreORQUIDEA EDITADA.

Vais a estar atento y atenta, de qué estáis pensando y allí mirad qué pensamientos de vuestra madre son los que aún habitan en vuestro ser y en qué momento los estáis practicando; pero no os engañéis, ni justifiquéis, ni descarguéis en vuestra madre culpas; es para que retoméis y empecéis a desechar y no más seáis vuestra madre en vuestro ser, sino que empecéis a ser solo en unidad con la Luz de la claridad; y qué de allí traéis de vuestra madre; y cuando toméis conciencia de algo que traéis de vuestra madre, decid:

Retiro de mis códigos genéticos, retiro de mi estado mental todo aquello que no corresponde a mi ser. Madre os retiro de mí, gracias os doy por haberme dado vida desde vuestra vida. Amén y orad Padrenuestro u oración de liberación.

Así será entonces que lo haga por una semana con alegría y con perdón, no habrá rencor ni dolor.

A la semana siguiente lo hará con el padre y empezará el día igual, activando la Luz de la claridad; y se observa si es de acción, si es de firmeza, si es de decisión o si es inseguro o insegura; si no es capaz de tomar una decisión, si siempre está descargando en el otro dejando la responsabilidad o poniendo la culpa en el otro por su  incapacidad de decir una verdad, de tomar una decisión, de actuar, de poner un momento firme claro y con autoridad concreta y en firmeza y en apropiación; se observará en aquellos estados en todo orden de su existencia.

A la tercer semana, si tiene esposo o esposa o un ser del amor, entonces, se va a observar: si es de un alto amor en las palabras, si es de un alto amor hacia aquel ser en los pensamientos y en los actos; si abraza, si contempla, si acoge con palabras de bondad, de amor y de valoración; si es de alta solidaridad, si es de ayuda mutua, si es de ayuda a crecer en aquellos estados defectuosos; o si es obligante, dominante, imponente, codicioso en poder y en tener; y allí entonces se observará, jamás descargando estados negativos en el otro; no estoy llamando a que veáis culpas en el otro; estoy llamando a que veáis vuestro ser en el otro; no es que os maltratéis tampoco con las culpas, es que seáis claro o clara desde la verdad donde os reconozcáis y seáis capaz de transformar porque bien podéis hacerlo. Así será que se haga y empezad a transformar y a cambiar de inmediato.

Después de aquella tercera semana de observarse en los estados del amor con su ser acompañante de vida, se va a observar con sus amigos y con sus amigas: si es codicioso de poder, en vosotros, llamado envidia; allí lo identificáis cuando aquel ser es de progreso, de alegrías, de avances y si por momentos os sentís deseoso de tener aquel estado del otro ser; si os sentís rabioso porque tiene estados grandes que vuestro ser no puede lograr; si os sentís un poco intranquilo porque os estáis quedando en vuestra mirada, atrás; porque aquel ser es de un estado más avante, allí evaluad aquello porque si sucede, entonces, no hay fe en vuestro ser, tenéis miedo de no ser capaz; y entonces, codiciáis lo que el otro es o puede ser capaz. Empezad a observar  aquello, no para que os culpéis, sino para que de inmediato os recuperéis en la Luz de Dios y digáis:

Oh, yo camino por el sendero de la Luz de Dios y por allí todo en mí es claro, de entendimiento, de pureza y de acción. Con la Luz de Dios Padre Todopoderoso activo en mí la sabiduría y el conocimiento que traigo desde los inicios de la creación; y por allí, entro en mi ser, activo mi saber y me reconozco en mi grandeza; por lo tanto, no tengo que mirar la grandeza del  otro porque la mía la vivo y la siento desde Dios, y obra hago para mi ser y para mis seres queridos y para los seres hermanos de mi mundo terrenal.

Os estáis mirando con vuestros acompañantes, amigos, amigas, hacia ellos siempre deberá haber una mirada de ayuda, de solidaridad, de palabras sabias, enseñadoras, ayudadoras; jamás deberá haber una mirada de codicia del poder o del tener.

En la semana siguiente se va a observar en la totalidad, en todos los momentos, en todos los espacios, en todas las circunstancias desde todos los órdenes; sentirá lo que trae de la madre, del padre, del señor(a) acompañante de vida, con amigos(as), familia, hermanos y hermanas, por todo orden y allí va a ver; y no se podrá distraer ni un momento, durante todo el tiempo estará atento y atenta. En la medida que vayan llegando estados que ve que tiene que borrar, de inmediato lo transforma en pensamiento, en palabra y en acto como así bien debe ser; y cuando se trasforme se diceActivo en mis códigos genéticos la Luz de la claridad y retiro de el… y dice lo que allí debe retirar. Amén y así sea.

Y se ve que es Luz cristalina en su ser y ora una oración de liberación o Padrenuetsro. Así será que lo haga durante toda la semana, será la semana cinco.

Y posterior, en la cotidianidad, en la vida diaria no dejará de hacer aquello hasta ir perfeccionando, puliendo, retirando, limpiando, borrando y allí entonces, sus códigos genéticos, irán entrando en la Luz de la claridad, en la Luz de la verdad y va entrando la Luz de la certeza, la Luz del entendimiento, la Luz del discernimiento, que le lleva a tener claridad de sí mismo; a tener entendimiento de su forma de pensar, de hablar y de actuar, y por allí empieza a recuperar y a entrar en la certeza, que es la fe. Así entra en la unidad con la fe con su propio ser. Si practica los pasos necesarios para entrar en la fe propia, encuentra, activa y despierta o fortalece la Luz en su ser, la claridad, la certeza que le lleva a ser de fe por su ser.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *