Practicad obras de misericordia. Sé de bondad con el pensamiento, palabras y actos.

PRACTICAD OBRAS DE MISERICORDIA

Obras de misericordia significa despojarse del ego, liberarse del miedo de no tener, entregar al hermano sin la preocupación de lo que va a necesitar.

 Obras de misericordia es tener bondad en los pensamientos para que las palabras que se entreguen al hermano, a la hermana, sean de Luz, abrigadoras, entendedoras, enseñadoras. Todos los seres humanos deben despertar la misericordia. Cuando un ser humano es de misericordia no juzga, no critica, no condena, entiende y ayuda.

Obras de misericordia no solamente es entregar alimento en materia, en algo físico. Obras de misericordia es entregar aliento, alivio, consuelo, ayuda, enseñanza. Cuando un ser tiene en su interior el amor, la bondad, la solidaridad, la verdad, en sus haceres cotidianos incluye un día o dos a la semana, mínimo, para buscar quién necesita ayuda en alimentos, quién necesita vestido o que carece de ellos, quién necesita cubrir o corregir su techo porque está roto, quién necesita una palabra que le ayude a salir de un estado intranquilo y no claro en su existencia; también, buscar qué niño o niña necesita ayuda para sus estudios, porque sus padres no alcanzan a cubrirlo.

Un ser que vive la misericordia está atento de ayudar a su padre, a su madre, a su hermano, a su hermana, a su amigo, a su amiga, a su compañera o compañero en sus haceres cotidianos: cómo le ayuda a tener un sendero, un camino más tranquilo, más liviano; no es que se carguen con la responsabilidad ni las obligaciones ni los caminos de los otros; es que sea un acompañante de ayuda, de Luz y de bondad para los hermanos humanos, sin mirar estatus social, ni sus creencias; no estigmatizar, solamente vivirlo como el hermano, la hermana, que requiere de una mano bondadosa, amorosa, solidaria.

Así es que, os invito a que evaluéis vuestro camino y en este mes de septiembre cada día observéis si hacéis obra de misericordia en el día; y entregad alimento al que carece de él y entregad ayuda a los niños, niñas para que reciban su educación escolar.

Reunid a dos, tres o cuatro personas y visitad lugares donde haya carencias de comodidad o habitación, en su vivienda, y ayudad a que tengan un techo digno, un lugar cómodo para su descanso nocturno, un abrigo para quitar el frío, un alimento para quitar el hambre.

 Evaluad lo que vayáis a comprar para vuestro ser si lo necesitáis; y sí solamente lo vais a comprar por agregar algo más sin necesidad, entonces, mirad cómo lo podéis compartir con vuestro hermano o hermana que necesite. No atesoréis, no guardéis, no codiciéis, vivid en comodidad desde la Luz, pero entregad a vuestro hermano desde la bondad.

La misericordia no es tener pesar. La misericordia es entregar al hermano la Luz de Dios desde el amor, para que todos vivan en tranquilidad, en armonía y en bienestar, en lo más básico de sus existencias.

Así es, que os invito para que este mes de septiembre os alimentéis con la oración de la Luz de Dios, para que despertéis vuestra claridad y seáis de misericordia con vuestro propio ser y con vuestros hermanos humanos.

Cuando hacéis obra de misericordia, hacéis más por vuestro propio ser  que por vuestro hermano. Practicadlo y disfrutadlo.  

Sé de bondad con el pensamiento, palabras y actos. Practicad la misericordia.
Sé de bondad con el pensamiento, palabras y actos. Practicad la misericordia.

Fortalece tu Luz Divina un poco más en el mes de septiembre alimentándote cada mañana con estas palabras de Luz y durante el día todos los días del mes hacer la reflexión y llevarla a la práctica.

    Mes septiembre
Oración
Al iniciar el día, se sienta muy erguido, eleva las manos a los Altos Cielos, y dice:

Dios Padre Todopoderoso, Señor mío y Dios mío, abrigadme con vuestra Luz, porque unidad de Luz con vuestro ser soy; bendecidme, bendecidme, bendecidme; protegedme, protegedme, protegedme y sé mi sendero. Amén.

Y sintiendo que la Luz Divina lo abriga, ora Oración  de Liberación.

Oración de Liberación
Padre nuestro que estáis en el Cielo, vuestro nombre habita en nuestras mentes para que Luz en ellas sea. Habitadme desde la Luz, acompañadme desde la verdad y guiadme desde el amor. Dadme el Pan de la Luz para que mi materia sea Unidad. Bendecidme así como yo debo bendecir a mi hermano. Abrigadme para que retiréis de mi ser la oscuridad. Selladme mis pasos, mis pensamientos y mis actos con vuestra Luz Divina. Mi sendero es vuestro sendero.
Amén, amén, amén. Así sea.

Reflexión y práctica durante el día
Durante todo el día me observo: si hago obras de misericordia; y hago una obra de misericordia.

 Te invito a que hagas por tu vida haciendo obra de misericordia por el agua, da click aquí; https://youtu.be/tCJchhBWC1Y

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *