¿Evaluasteis si tenéis miedos? Os invito a que os observéis y entendáis el miedo para que lo retiréis

¿EVALUASTEIS SI TENÉIS MIEDOS?

Os hice un llamado para que os observarais y entendierais qué es el miedo. Recordad que el miedo paraliza, el miedo obnubila, el miedo detiene la creación, el miedo detiene la claridad e impide pasos firmes, claros y seguros para sí mismo y para transitar con otros. ¿Evaluasteis si tenéis miedos?

Hoy os invito a que evaluéis si tenéis miedos. La primera señal de si tenéis miedos es: no evaluaros para saber si tenéis miedos, si esto no hacéis es porque ya tenéis miedos; tenéis miedo de encontrar alguna verdad que os muestre que os incapacita para tener altos logros en la existencia, para tener salud perfecta en el cuerpo, para tener claridad absoluta en la mente y para entender que la esencia que es la pureza máxima que habita el ser humano está allí apagada sin despertar, sin hacer unidad con ella.

¿Evaluasteis si tenéis miedos? Os invito a que os observéis y entendáis el miedo para que lo retiréis

Os invito para que todos los días durante este mes de febrero, cuando el día inicia, primero que todo hagáis la meditación para salir de la obnubilación, es la siguiente:

  • Llenad vuestro cerebro de Luz cristalina, vuestras neuronas las vivís y las sentís en Luz pura y absoluta, y allí os decís:

Soy Luz de vida, activo en mí la sabiduría, la claridad, la verdad y el discernimiento desde la Luz de Dios. Amén.

Y durante cinco minutos estáis sintiendo en vuestro cerebro cómo se despierta la sabiduría, la claridad, la verdad, el discernimiento, solamente estáis sintiendo que allí se está activando; sintiendo que el cerebro es Luz cristalina.

  • Cuando terminéis los cinco minutos activad el corazón que es una Fuente pura, de verdad absoluta, en Luz blanca y sentid que cada que palpita vuestro corazón es un destello de Luz que llega al cerebro; así lo hacéis otros cinco minutos.
  • Y cuando terminen aquellos cinco minutos activad en la fuente de vida, que habita en el ombligo, una Luz muy azul celeste y aquella Luz azul celeste sale de la fuente de vida y va al coxis, sube por la médula y llega al cerebro donde habita la Luz cristalina y la Luz blanca que ya se ha establecido allí desde el palpitar del corazón; así os quedáis otros cinco minutos.

Y cuando terminéis orad una vez oración de liberación. Y si deseáis y entendéis la unidad con la creación, femenino, Madre Celestial, orad una vez oración Avemaría.

Oración de Liberación
Padre nuestro que estáis en el Cielo, vuestro nombre habita en nuestras mentes para que Luz en ellas sea. Habitadme desde la Luz, acompañadme desde la verdad y guiadme desde el amor. Dadme el Pan de la Luz para que mi materia sea Unidad. Bendecidme así como yo debo bendecir a mi hermano. Abrigadme para que retiréis de mi ser la oscuridad. Selladme mis pasos, mis pensamientos y mis actos con vuestra Luz Divina. Mi sendero es vuestro sendero.

Amén, amén, amén. Así sea.

Oración Avemaría
 Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, Bendita Eres, enviada de los Altos Cielos para hacer obra por nosotros tus hijos; y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros tus hijos de la vida y de la Luz, ahora y en la hora de nuestra partida. Amén.

Si así lo hacéis todas las mañanas vais a entender cuáles son vuestros miedos, seguido de la obra  en la hora noche antes de ir al descanso nocturno, que debéis tomar otros diez minutitos para que tengáis mayor Luz y encontréis claridad en la liberación de los miedos; entonces: tomáis un cuadernillo y escribid allí lo que os vivisteis en el día. En el día debéis estar observando vuestros pensamientos, sí son firmes, claros, seguros; si son con dudas, si son con deseos de estar preguntando a otros lo que debéis hacer, decir o crear; si estáis juzgando, criticando y condenando, si estáis censurando, si estáis vociferando; si os alteráis cuando una sugerencia os dan; si os alteráis cuando os muestran algo para crecer o ser mejor; si no admitís las enseñanzas de los seres que a vuestro lado transitan; si vuestras palabras son iracundas, reclamadoras, siempre mostrando lo que sois, lo que hacéis, siempre censurando al otro, siempre mostrando que el otro no hace bien porque lo que hacéis es lo mejor.

Si vuestros actos son denigrantes, rechazantes, no ayudadores, no solidarios, entonces, allí no tenéis miedo, sino pánico de no ser, pánico de perder un lugar; habéis perdido la Luz vuestra y la verdad que os lleva a tener muchos miedos, y esto os lleva a pensar, a hablar y a actuar de manera apagada; si así os veis, escribid todo aquello e inmediatamente que lo escribáis y entendáis vuestros pensamientos, palabras y actos que fueron apagados, allí escribid por qué tuvisteis qué pensar, hablar y actuar de aquella manera; y seguido, escribís cómo vais a transformar; escribiréis cómo van a ser vuestros pensamientos, que sean entendedores, claros, que os lleven a palabras limpias, bondadosas, enseñadoras, entendedoras, que guíen desde la Luz; y que aquello lleve a actos donde abriguéis al otro y a vuestro propio ser con el amor, con el compartir, con la solidaridad, la ayuda mutua, el ayudar a construir conjuntamente entregando vuestros saberes y conocimientos para que otros aprendan y hagan sus caminos desde la Luz. Escribid cómo transformaréis todo aquello.

 Y al día siguiente, nuevamente hacéis la meditación que os he enseñado, meditación para salir de la obnubilación, y en la hora noche antes de ir al descanso nocturno evaluad qué corregisteis del día anterior y qué fortalecisteis en la Luz, en el pensamiento, en las palabras y en los actos y así lo haréis por treinta días.

Y al día treinta evaluad qué liberasteis, qué solucionasteis y en qué os fortalecisteis.

El miedo es el ego establecido en los pensamientos que llevan a palabras necias, inoportunas, maltratantes, juzgadoras y no entendedoras y a hechos desobligantes e insolentes. El ego es la mentira que debéis retirar de vuestros pensamientos, para que desde los pensamientos que habiten en las células, códigos genéticos, desde allí ya no más sea el ego.

Los pensamientos tienen eco y se aposentan en las neuronas, células, códigos genéti

cos; si los transformáis en pureza, entonces, así será que lleguen a los códigos genéticos y se dé una transformación siendo vuestro ser de pensamientos limpios desde vuestros inicios, desde los códigos genéticos, porque allí entonces, cuando lleváis pensamientos limpios, puros y claros, activáis la Luz que allí yace y vais transformando cada vez más en unidad con vuestras células, neuronas, códigos genéticos.

Vuelvo y os invito a que practiquéis mis dictados para limpiar los códigos genéticos, viviendo el Libro Sagrado Anuncios Divinos de Padre Creador Dios, Padre Celestial, Maestro Jesús, Profeta Simeón, El Amor que Vosotros Necesitáis Para Llegar a la Plenitud de la Vida y en el segundo dictado, para conectar los códigos genéticos en la pureza de la Luz, viviendo el Libro Escuchad, este es un llamado de Dios, para que deis Vida a tu Vida.

Retirad el miedo, es lo primero que debéis hacer y llamad a todos vuestros seres queridos para que todos retiren el miedo, sean de verdad absoluta de ayuda mutua y desde allí entonces, la oscuridad desaparezca y solo haya Luz, Verdad y Vida; y la tierra será de pureza y las aguas serán de grandeza y limpieza y el aire no permitirá contaminación, sino que se defenderá por sí mismo y no más será contaminado y allí las mentes y los cuerpos serán limpios, puros y de salud perfecta.

 Escuchad mis decires, escuchad mi llamado, os hablo desde la Luz para que Luz seáis y caminos de felicidad transitéis.

Aquí tienes la orientación más poderosa para limpiar los códigos genéticos y salir del dolor, del ayer, de los miedos, da click aquí: https://despiertatuluzysefeliz.com/el-amor-que-vosotros-necesitais-para-llegar-a-la-plenitud-de-la-vida/

Después de limpiar los códigos genéticos, conecta lo faltante para que seas unidad, estés completo y tengas un camino muy claro sin miedos, da click aquí: https://despiertatuluzysefeliz.com/escuchad-este-es-un-llamado-de-dios-para-que-deis-vida-a-tu-vida/

2 comentarios

  1. A veces los hombres no tenemos misericordia con los demás no pensamos en el dolor que pueda estar pasando un hermano nuestro, a veces dejamos de hablarnos entre hermanos, padres e hijos, y amigos y cuando sucede lo inesperado (la muerte), ahí comenzamos a arrepentirnos de todo lo que dejamos de hacer por y con ese ser humano; pero ya para que?
    Tuve una perdida hace poco de un hermano que era algo especial en mi vida y aunque lo ame y lo sigo amando y aunque en muchas ocasiones le dije que lo amaba, siento que falto vivir muchas cosas juntos, Dios lo tenga a su lado y le de un poco de tranquilidad, aunque él acá fue muy feliz. gracias por este espacio me lleno de tranquilidad, tranquilidad que necesitaba y no lo sabía.

    1. Gracias por compartir su sentir. Es importante no recordar lo que no fue, es importante dar gracias por lo que se entregó y se recibió; pero que sea un motivo para reflexionar la importancia de valorar cada persona, cada momento, cada situación que a diario vivimos; esto no requiere de tiempo, solo conciencia de lo que se piensa, se dice y se hace en todo momento y circunstancia de la existencia. Es fundamental no maltratarse con la culpa, solo es entender lo que se vivió, o, no se vivió en bondad y transformarlo en solución desde la Luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *