¿SABÉIS QUÉ ES ENVEJECER?

Os invito a que deis una mirada a vuestra existencia: cómo vivís, qué vivís, de qué manera lo vivís, cómo pensáis, cómo habláis, cómo actuáis y desde allí evaluad cómo está vuestro cuerpo y os daréis cuenta que allí no importa los años que tengáis. La edad la establecieron para calificar los cuerpos y limitar las mentes

La vejez es un estado que se creó para hacer que las mentes se atemoricen y sientan que cuando llegan a determinado tiempo en años de vida, entonces, van creyendo que se acabó la capacidad para crear, para construir, para disfrutar, para compartir; y cuando aquello sucede en el estado mental, entonces, el cuerpo empieza a obedecer y las células empiezan a sentir que es el momento de transformar para la decadencia. ¿Sabéis qué es envejecer?

Así es que, os invito a que no entréis en esta información que los seres antagónicos establecieron en los códigos genéticos, para que vosotros seres humanos le pusierais años, en números a vuestra vida, y allí calificando los cuerpos se intimidaran los estados mentales y hubiera entonces, una decadencia de mente y de cuerpo desde el miedo a no ser capaz, a no poder, a fenecer; la invitación es a que no permitáis esto.

Os invito a que deis una mirada a vuestra existencia: cómo vivís, qué vivís, de qué manera lo vivís, cómo pensáis, cómo habláis, cómo actuáis y desde allí evaluad cómo está vuestro cuerpo y os daréis cuenta que allí no importa los años que tengáis. La edad la establecieron para calificar los cuerpos y limitar las mentes
La edad la establecieron los seres antagónicos para calificar los cuerpos y limitar las mentes, no lo permitas. La edad es un tiempo y el tiempo no existe, solo sé de creación para que seas y hagas en juventud eterna teniendo claridad en los pensamientos, en las palabras y en los actos actos.

La vejez es un estado que se crea con la mente. Así es que, no miréis cuántos años tenéis, mirad cuánta capacidad de hacer tenéis, sin años, porque si veinte años tenéis y sentís que la vida os quedó grande, que no tenéis capacidad de creación, que no tenéis capacidad de solución, que os aflige cualquier momento, situación o circunstancia, porque os llenáis de miedos y os sentís incapaz de crear y de hacer, entonces, estáis muy viejo o muy vieja; allí, no se mira el número de años que tiene de vida, o el cuerpo, allí indica la vejez; o la capacidad de liberación, de solución, de creación, de transformación desde la Luz que la mente tiene.

Si tenéis noventa años y encontráis soluciones a cualquier situación difícil que aparezca, y encontráis disfrute de cada momento y circunstancia de la existencia, si creéis que podéis y que allí todo es alcanzable y sois de palabras de enseñanza, de creación y creéis que podéis hacer, crear y construir, entonces, el cuerpo se comportará de aquella manera y será un cuerpo tranquilo, sin quejas, sin dolencias, porque dolencias en la mente no hay, y allí entonces, no importa el número noventa que han puesto en el cuerpo con el tiempo de vida; así es que, salid de aquella dominación que establecieron en vosotros los seres humanos, para que fueran feneciendo a medida que los años que ponen en los cuerpos van creciendo; y, a la vez, sintiendo miedo, para los tiempos venideros de decadencia, porque así se estableció. Aumento de años en vida y en cuerpos, significa vejez y decadencia, para vosotros seres humanos, aquello es un engaño.

Así es que, os invito a que deis una mirada a vuestra existencia: cómo vivís, qué vivís, de qué manera lo vivís, cómo pensáis, cómo habláis, cómo actuáis y desde allí evaluad cómo está vuestro cuerpo y os daréis cuenta que allí no importa los años que tengan; no os estoy diciendo que os miréis según los años que han puesto, llamado por vosotros, edad; os estoy diciendo, que miréis vuestro estado psíquico, vuestro ser, vuestra forma de pensar, de hablar y de actuar, aquello es la manifestación del envejecimiento.

Envejecimiento no es deterioro del cuerpo. Envejecimiento es fin, no capacidad, decaimiento, paso al fenecer. La mente no tiene edad. Y si la mente fenece, el cuerpo fenece. La mente fenece cuando no encuentra vida desde el pensamiento, en las palabras y en los actos. Qué es no encontrar vida: no encuentra Luz, no encuentra claridad, no ve verdad; desde allí entonces, no piensa, por lo tanto, las palabras no son claras, no son de bondad, son apagadas, o son alteradas, o son irascibles, o son miedosas, o son de estados inmensamente intranquilos; aquello es fenecer, aquello es vejez y no estoy hablando de cuerpo, pudiera ser de quince años, de veinte años, de treinta años, según el tiempo que vosotros ponéis a los cuerpos.

Así es que, os invito a que no más califiquéis poniendo números a los cuerpos, para intimidar las mentes y desde allí llevar a detrimento, a enfermedad, a decaimiento; cuando así no es. Podéis llegar a los años mayores: sesenta, setenta, ochenta, noventa, cien, con una mente muy clara y con un cuerpo muy tranquilo; hoy, en algunos seres lo ven, y se asustan al verlos con cuerpos tranquilos cuando tienen noventa o cien años; no tendrían porqué asustarse, si miran su forma de pensar, su forma de hablar, su forma de actuar, su forma de vivir, y entenderán que aquel es el camino para un cuerpo tranquilo como su mente tranquila está.

Os invito entonces, a que os evaluéis, para que os deis cuenta que podéis tener un cuerpo sano con una mente brillante, entendedora, clara, de solución, de transformación, de humildad, de bondad, de verdad.

La mente está en bondad, en Luz, y el cuerpo está en unidad con él, en claridad igualmente. Cuando hay una alimentación bondadosa, sin maltratos en los cuerpos con los químicos, con alimentos sanos en verduras, en frutas, en leguminosas, tomando aguas limpias que pasen por filtro, no directo de los grifos; al igual, que haciendo ejercicio, recibiendo sol en la mañana y en la tarde, orando, meditando; sabiendo respirar dando oxigenación al cerebro a las células; allí es un camino,

Así es, que hago una invitación para que evaluéis vuestro camino y no entréis en decadencia, sino que tengáis juventud eterna, que será según vuestra forma de pensar, de hablar y de actuar; según vuestra forma de ver y vivir la vida; según vuestra forma de tratar en bondad vuestro cuerpo; evaluad todo aquello. Más luego, os entregaré cómo ser joven; luego os entregaré de una manera más profunda cómo no envejecer, así años en el cuerpo tengáis, puestos por los seres humanos en la tierra.

Limpia tu ser del ayer, desde generaciones atrás, limpiando los códigos genéticos practicando las enseñanzas dictadas por Dios Padre; será un gran paso, para ser de juventud eterna, mente y cuerpo sano, sin edad. Con los dos primeros dictados: el primero para limpiar los códigos genéticos y el segundo para conectarlos en la unidad Divina, de solución. Aquí puedes conocer la información da click aquí: https://despiertatuluzysefeliz.com/el-amor-que-vosotros-necesitais-para-llegar-a-la-plenitud-de-la-vida/

La segunda enseñanza para conectar los códigos genéticos en la claridad, liberación: https://despiertatuluzysefeliz.com/escuchad-este-es-un-llamado-de-dios-para-que-deis-vida-a-tu-vida/

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

2 comentarios

  1. Maria hola que belleza de motivación, de desmitificación de la conducta humana. Debo imprimir todo éste artículo. Me transformó. Me llenó de energía. Dios te bendiga, muy bella por compartir. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *