Trasciende el dolor para abrir nuevos senderos de creación desde la Luz. Es el momento de transformar

TRASCIENDE EL DOLOR PARA ABRIR NUEVOS SENDEROS

Evaluad vuestro ser para que retiréis los dolores del ayer y abráis
nuevos senderos desde la Luz

Se aproxima el momento de cerrar el año 2.020 y es necesario que limpiéis de vuestro ser las tristezas,  los miedos, el dolor; el dolor de la ira, el dolor de los estados egoístas, el dolor del desamor, el dolor de la envidia. Trasciende el dolor para abrir nuevos senderos de creación desde la Luz .

Es el momento de transformar, de purificar, de depurar, para empezar un camino que lleve a la acción desde la claridad Divina, desde la creación en Luz, desde la verdad.

Como se ha dicho, los seres humanos traen Luz en sus códigos genéticos, pero también traen estados apagados que los seres antagónicos establecieron al profanar los códigos genéticos cuando en Luz pura y absoluta estaban.

Trasciende el dolor para abrir nuevos senderos de creación desde la Luz. Es el momento de transformar
Trasciende el dolor para abrir nuevos senderos de creación desde la Luz. Es el momento de transformar

 

Nuevamente os hago un llamado para que escuchéis y apliquéis estas enseñanzas de alto Poder Divino, de Alta Sabiduría, que lleva a que vosotros seres humanos despertéis vuestra Luz Divina, activéis la esencia que es la máxima pureza que habita el ser humano, porque si la esencia se activa, la mente es clara, la verdad será la que guíe los pensamientos, las palabras, los actos. Y entonces, allí no habrá un estado dominante por otros seres exteriores, porque en el interior hay tanta claridad, tanta pureza, tanta firmeza, tanta Luz, tanta decisión y acción desde la creación Divina, que nunca se dejará afectar ni intimidar por palabras o hechos de otros.

Por favor escuchad el llamado a que liberéis vuestro ser del ayer, a que retiréis de vuestro ser la ira, la soberbia, la arrogancia, la envidia, las codicias de tener, la lujuria; la queja constante del no poder ser, la queja constante de lo difícil que es, la queja constante de la esclavitud del tiempo.

Se está cerrando un año más para vosotros seres humanos en el mundo de la tierra, no paséis a otro año en las mismas circunstancias que traéis de tantos años caminados y vividos sin claridad, sin conciencia. Parad tres días y en aquellos tres días desde que el día inicia hasta que el día cierre, cada día, evaluad vuestro ser: cómo pensáis, cómo habláis, cómo actuáis, qué decís, cómo orientáis, cuánto os quejáis; cuanta ira os da cuando os muestran algo a resolver o a mejorar; cuanto rechazo o resistencia tenéis cuando os dicen algo que no es de vuestro agrado o, que os muestra que otro es el hacer y no el vuestro; porque allí entonces, no sois, porque cuando os da intranquilidad al mostraros estados a transformar o ante sugerencias para tomar otro camino, tenéis miedo de no ser; y allí entonces, perdéis claridad para aprender de vuestro ser y de otros.

Evaluad cuanto os quejáis, si os sentís víctima. Evaluad los miedos. Evaluad si oráis. Y os digo como también os he dicho en otros mensajes: orar o rezar no es de religión ninguna, podéis orar o rezar desde la religión que tengáis, la filosofía que viváis o desde ninguna creencia; porque para tener unidad con la Divinidad no es menester caminar por religión alguna, solamente es sentirse Luz, hijo de la Luz; y allí entonces, podéis orar o rezar, porque las palabras de Luz solamente activan la claridad con la Divinidad, solo que vosotros la llamáis orar o rezar.

Os llamo entonces, para que os evaluéis, practiquéis la oración que me permite como Padre Creador llevaros de las Manos para un nuevo sendero de Luz, de verdad y de vida.

En este mes de noviembre haced obra por vuestro ser con la oración dando Luz a vuestra esencia y practicad la reflexión día a día sin omitir estados necesarios para entrar en la propia verdad, liberar, transformar y hacer un cierre de año con liberación, discernimiento, verdad y entendimiento.

Mes de noviembre
Oración

Sentado, cuerpo erguido, coronilla dirigida a los Altos Cielos, diréis:
Padre de bondad, Padre de misericordia, tomadme de vuestras Manos y guiadme desde vuestra Luz, para que mi ser y mi hacer solo sea desde la Creación Divina. Amén.

Y sintiendo que la Luz Divina lo abriga, ora Oración de Liberación.

Oración de liberación
Padre nuestro que estáis en el Cielo, vuestro nombre habita en nuestras mentes para que Luz en ellas sea. Habitadme desde la Luz, acompañadme desde la verdad y guiadme desde el amor. Dadme el Pan de la Luz para que mi materia sea Unidad. Bendecidme así como yo debo bendecir a mi hermano. Abrigadme para que retiréis de mi ser la oscuridad. Selladme mis pasos, mis pensamientos y mis actos con vuestra Luz Divina. Mi sendero es vuestro sendero. Amén, amén, amén. Así sea.

Reflexión y práctica durante cada día del mes
Durante el día reflexiono: ¿Cuánto dolor hay en mí? ¿Cuánto queja hay en mí? No la admito y la retiro, fortaleciendo y potenciando la sabiduría y el conocimiento propio, para ser y hacer desde mi propio saber de Luz, sin esperar de otros.

Si limpias tus códigos genéticos desde la Luz Divina borrarás el ayer y abrirás senderos de liberación, de solución, de felicidad. Haz click aquí para que encuentres cómo hacerlo: https://despiertatuluzysefeliz.com/el-amor-que-vosotros-necesitais-para-llegar-a-la-plenitud-de-la-vida/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *